EL FASU FRENTE A LA COYUNTURA ELECTORAL

EL FASU FRENTE A LA COYUNTURA ELECTORAL

En el Frente Amplio Social Unitario confluyen organizaciones sindicales, campesinas, sociales y civiles, que desde 2013 nos hemos propuesto contribuir a la transformación del modelo económico, la estructuración del poder político que imperan en nuestro país, y que sólo han traído menos crecimiento, más pobreza y violaciones constantes a los Derechos Humanos, contemplados en éstos, los Derechos Económicos Sociales, Culturales y Ambientales.

El estancamiento de la economía y la crisis de Derechos Humanos han conducido a la expresión de la indignación social, la que busca cauces para una transformación de fondo que impida que se repitan hechos como los de Tlatlaya, Ayotzinapa, o ahora, San Quintín. Asimismo, subrayamos que es inadmisible la existencia de presos políticos en nuestro país.

De esta manera, el FASU considera que la coyuntura electoral se presenta en un contexto de crisis: económica, política y de legitimidad de las instituciones. La centralidad de los Derechos Humanos como sustento de una salida política a éstas es fundamental en la agenda actual de trabajo del FASU.

Es necesario fortalecer a la Sociedad, frente a un Estado cada vez más autoritario y una clase política, cada vez más deslegitimada, que conduce, a su vez, a una crisis profunda en nuestra incipiente y aún inacabada democracia, y a la pérdida de la confianza en los procesos electorales. La situación del país no puede ser superada por los partidos políticos, solos no pueden, se requiere de la participación diversa de la sociedad y sus organizaciones. Es momento, de exigir al Instituto Nacional Electoral (INE) el cumplimiento de la ley, y vigilar su comportamiento imparcial y transparente.

El momento electoral nos lleva a observarlo como coyuntura propicia para la articulación de las organizaciones de la ciudadanía. Es imperioso llevar adelante un proceso de diálogo entre diversos actores sociales, con la intención de ubicar coincidencias y la posibilidad de que a partir de ello, surja la articulación necesaria, en lo nacional, pero también en lo local. El sujeto resultante de este proceso de articulación tiene que asumir la diversidad de sus integrantes. Uno de los temas sobre la que se está dando la construcción de este consenso es el propugnar porque se constituya una Comisión de la Verdad.

Ante este panorama, valoramos que hoy es un momento, para trabajar por generar un voto diferenciado: un voto ético (conciencia de derechos); un voto estratégico (que se plantee la democratización del país más allá de las elecciones) y un voto informado; para ello, se requieren instrumentos muy específicos para que la ciudadanía pueda ejercer su derecho al cuestionamiento de los candidatos. Valorar las trayectorias y propuestas de candidatos y candidatas, más que los partidos políticos, a fin de comprometerles con las demandas de nuestro movimiento, y por ende, en un compromiso con los Derechos Humanos y con la dignificación de la vida de las y los mexicanos. En otras palabras, La defensa del ejercicio del voto, como la capacidad de ejercicio del poder ciudadano.

Proponemos que el FASU, junto con otras organizaciones, hagamos un amplio llamado al ejercicio del voto diferenciado, por los proyectos y planteamientos de las personas, no por los partidos, pero este llamado a un voto estratégico debe ser hecho sin deslegitimar ninguna forma de lucha electoral, como pueden serlo la abstención consciente o la anulación del voto. Este llamado será el inicio de la estructuración de un amplio acuerdo estratégico post electoral.

Nuestra propuesta central apela a un cambio del modelo de desarrollo económico, que parte de la necesidad de cambiar el rumbo de las políticas económicas y sociales. Por ende, nuestro programa, de suyo, tiene una perspectiva postelectoral, conteniendo como prioridades:

A. Fortalecimiento del Estado de Derecho, Defensa de los Derechos Humanos y una Nueva Institucionalidad.

Apoyo a las madres y padres de Ayotzinapa y compañeras y compañeros de San Quintín; Reforma Política del Distrito Federal; Fortalecimiento de participación ciudadana. Promover la Comisión de la Verdad.

B. Fortalecimiento del Sistema de Justicia, Combate a la Corrupción y la Impunidad

Reforma del Poder Judicial, Depuración de los sistemas y cuerpos de seguridad. Combatir detenciones arbitrarias y criminalización de la protesta social.

C. Democracia Participativa y con Equidad de Género

Respeto general a derechos fundamentales (laborales, identidad, alimentación, vivienda; establecimiento del Consejo Económico y Social; participación en el diseño y evaluación de Políticas Públicas; impulso a la alerta de género en diversos estados.

D. Desaparición del sistema de control corporativo sobre la clase trabajadora, recuperación del salario, condiciones laborales y reactivación del mercado interno. Nuevo modelo económico, social y laboral; Eliminación del sistema corporativo; Impulso a programas de productividad con reparto justo y proporcional a la contribución productiva de los trabajadores, Impulso a la propuesta del GDF de aumento al salario mínimo, Combate a los contratos de protección patronal, Recuperación sostenida del salario, Desaparición de la comisión nacional de salarios mínimos, Creación instituto de contratos colectivos de trabajo, Ratificación de convenios de la OIT en materia laboral, Reestructuración de las juntas locales para combatir la corrupción, Reforma fiscal progresiva que elimine regímenes de exención y combata la evasión y elusión fiscal, Impulso de la economía social, Organización social del trabajo para la creación de empresas de propiedad social. Políticas de fomento al desarrollo industrial y generación de empleos. Libertad de organización y asociación de los trabajadores. Reactivar el mercado interno y promover alternativas de economía social y solidaria

E. Reforma Integral para el campo, con justicia y equidad.

Lucha permanente hasta alcanzar la Soberanía Alimentaria de México, Defensa de la tierra, los territorios y los recursos naturales, Impedir o frenar todo intento o iniciativa de privatización del agua, Reivindicar el derecho de los pueblos originarios a preservar su cultura, su identidad y la integridad de sus territorios, Respeto a los derechos humanos y freno a la criminalización de la lucha social, Exigir que en el marco del presupuesto “base cero”, se diseñen programas para erradicar la pobreza y la marginación en el campo.

F. Revertir efectos de las Reformas estructurales

Es central para el FASU, enfrentar las reformas estructurales, e impedir que se den otras, tales como una más en torno al IVA, o en materia de Seguridad Social.

Por ello, hacemos un llamado a la Sociedad a sumar fuerzas para abrir un gran debate de escala nacional, en donde nos sintamos representados todos y cada uno los diversos sectores de la sociedad.

A las y los candidatos a asumir un compromiso real con las causas sociales en un momento de crisis profunda y grandes desafíos para nuestro país.

3 comentarios en “EL FASU FRENTE A LA COYUNTURA ELECTORAL

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>